jueves, 31 de diciembre de 2009

// 2 M 9 //

Termina el año y los balances están en el aire.

Lejano esta Guada do Embaú y esa playa donde se prometió ante los queridos de que en este 2009 mi única meta era exponer. Saquemos las "cositas" a la calle y veamos que pasa (o que me pasa). Aprovechemos el impulso de las publicaciones en la Revolutionart y esa primer expo en la Galería LDF: una cartita de Tarot que se llevó los recuerdos de mi familia y un análisis tarde pero seguro.

Y fue algo más o menos así.
El año arrancó con la 10x10 que llevó al querido sapo a dar vueltas por Hollywood In Cambodia, una expo internacional con formato, criterio y lindos pares, y conocer dos veces al Abasto Con Glamour.

Al mismo tiempo surgieron los Beatles, que después de la obvia separación, Ricardo y Pablo se fueron a la Galería H: "El Abril de los Poetas". Exposición que sacó todos mis miedos a la luz y terminó por cuestionar la sanidad de la curadora. Pero a Laura parece que el músico con bufanda le cayó simpático, dado que fui invitada a pintar en vivo en el Open Art en Norcenter. Acá fue donde salieron los verdaderos miedos a la luz. Pero ante tremenda invitación, no se hizo más que sacar dos peces de la galera.

El atril volvió a casa después de dos jornadas en vivo, para partir al poco rato para el Planetario: Festival Buen Día. Siendo seguidora fiel del festival fue más linda la jornada, con las "cositas" colgando de un tender, amigos con mate en mano y un israelí que cerró el día cuando pidió las ilustraciones para "pegarlas en su cuarto".

Y para cuando parecía venirse un respiro, volvió el Proyecto Tarot (Colectivo y Buenos Aires!) a la andanzas. Se vino el Arthy Thursday en el Axel Hotel y la FiesTarot que pintó Coghlan de colores, reyes y espadas.

Y todavía había energía para cosas nuevas en lo que fue el nacimiento de Club Zuviria, las tertulias que dieron espacio a la muestra de series nuevas, para dejar que los Beatles bailen por dos semanas en un bar de Almagro al ritmo del rock de Asterión.

Las exposiciones siguieron, pero se fueron lejos, a crear conciencia del otro lado del charco, como fue Arte Correo Peligroso y Proyecto Whaless.

Feliz y finalmente, la publicación en la revistita ippie de Puán, La Pipí Cucú, y la convocatoria que hizo que el Vaticano comience a buscarme de Como es Dios?, fue sólo la cereza del postre.

Y así, fue. Se quiso exponer y expuso (el que me pasa todavía es un misterio).
La verdad que fueron contados los años que cerré sin un gustito a poco o las vibras de que, todavía, se podía muchísimo más. Pero acá estoy, sin saber que carajo quiero para mi 2010, pero como pocas veces orgullosa de que en éste año se consiguió lo buscado.

"Simplemente. Seh. Simplemente"









-------------------

Gracias a Pablo y Emilio Nicoli, Asterión, Yair Magrino y su Club Zuviria, Galería H, Agustina Alonso, Clari Laris, Ana Hirsch, Rogelio Ferreira, Proyecto Tarot Buenos Aires, Revista Pipí Cucú, Revista Revolutionart, y a los queridos que están siempre y a quienes les debo todo.

Buen año!

4 comentarios:

Proyecto TC dijo...

Bien cerrado, bien empezado.
Tener direccion esta sobrevaluado, no te preocupes.
Felicitaciones, niña, y admiración permanente.

Anónimo dijo...

ANIO MOVIDITO!!!
EL ORGULLO CORRE PARA LOS QUE TE VEN! SALUDOOOOOS
IVAN

Paloma dijo...

yo también estoy orgullosa. por las exposiciones y por mil cosas más. realmente.
ísimo.

JL dijo...

Ja. Adhiero a lo expresado por el tío Rosher sobre la "dirección". Además, fijate que no está diciendo que *no* hay que tener dirección, sino que tenerla está "sobrevaluado". Dio en la tecla.

De una u otra forma, congratulaciones por un año bellísimo. Me encantó tu resumen super-redondo y permeado de buena vibra! Reviví los encuentros de tarot como si fuera ayer.

Es el momento para decirlo: te habré visto en persona 2 veces como mucho, pero me caes de 10. Si me decías: "necesitamos un tercer voluntario para ir a Irlanda", quién sabe, quizás estaría ahí, conectándome con mi pasado (y lavando los platos?)

El 2009 fue uno de los mejores años de mi vida, sino el mejor. Sé que ésto quizás no se refleja en el último post de mi blog, pero una cosa no quita la otra: pudo haber sido un gran año tomado en su enteridad, pero las caídas fueron grosas y de ellas se aprendió mucho. Quizás es por ésto último que lo considero un gran año: por el calibre de lo descubierto y de las conexiones establecidas (aún cuando hayamos "perdido el contacto")

Desde el calor,

-JL
lo que no te mata...